viernes, 23 de mayo de 2008

Una buena película de acción:

Iron Man: algo diferente, pero en buena línea
Arrasando en taquillas, el playboy Tony Starck aprende a crecer en responsabilidad y asumir sus retos.
Hay algo en Iron Man que es diferente, algo ausente en la mayoría de apuestas anteriores y es su capacidad para entretener.
La leyenda negra
Philip W. Powell

Un superhéroe impecable

El ritmo que John Favreau le imprime al filme es extraordinario y muchos de los lugares comunes de este tipo de pelis son revisitados con éxito. Se puede decir que nada chirría en Iron Man.

Robert Downey Jr. está perfecto en su papel de Hombre de Hierro. El politoxicómano actor da vida a un genio multimillonario y excéntrico mucho más parecido a la versión ultimatizada del personaje parida por Mark Millar que al Tony Stark clásico que conocimos en los tebeos de toda la vida.

La pasión que ambos (personaje y actor) demuestran en ciertos momentos por el alcohol es prácticamente evitada en la película, aunque no borrada del todo ya que la primera toma de la peli nos muestra al mítico Downey Jr. con un whisky en la mano

Las peleas superpresupuestadas no resultan demasiado confusas en esta ocasión, detalle muy de agradecer. Y es interesante la extraña relación entre Tony y su secretaria Pepper Potts. Gwyneth Paltrow está realmente impresionante. Guapísima de pelirroja y ejecutando con naturalidad el papel de abnegada y sempiterna enamorada del héroe despistado. Muchos dirán que es una relación sentimental con más gancho que la de Parker con Mary Jane en Spiderman o, por supuesto, el soso matrimonio Richards en Los 4 Fantásticos.

Jeff Bridges está muy bien en el papel de villano, aunque sea algo previsible saber quién va a ser el malo.

Iron Man, la película, es bastante fiel al personaje del papel. Retoma los orígenes del héroe (contados en mil y un ejercicios de retrocontinuidad) y los readapta de forma convincente.

Por otro lado el uso de la tecnología está presentado de forma creíble y convincente dentro del marco del personaje que tenemos entre manos. Es una de las mejores películas de esta nueva hornada de superhéroes y vale la pena esperar una más que previsible segunda parte.



El otro día fuí a verla y me gustó bastante. Me sorprendió, para ser de Marvel. Aprovechando la ocasión os presento el artículo de Fluvium